Selecciona una página

Reflexión sobre olvidar cerrarse las perneras o la ventral de la silla

Cada año, varios pilotos pierden la vida al olvidar cerrarse correctamente las hebillas de la silla. Y en general no son principiantes...

En unas jornadas de seguridad organizadas por el Club CDVL74, una encuesta rápida entre los asistentes reveló que un 15% de ellos ya habían despegado alguna vez tras haber olvidado cerrarse todas o alguna de las hebillas de la silla.

CAUSAS y CONSECUENCIAS

Las causas de estos olvidos pueden ser muchas y variadas:

  • Distraerse por algo durante la preparación del despegue
  • Prepararse con prisas
  • No estar al 100%
  • Tener preocupaciones de tipo personal y/o profesional
  • Fallar un despegue y soltarse la silla en parte para volver a subir al despegue más cómodamente

Hay que ver la película "sécurité" de la FFVL. ¡Cerrarse bien la silla es vital!

https://www.youtube.com/watch?v=2bdZJeWiTos

Otras películas sobre seguridad de la FFVL estàn disponibles en https://federation.ffvl.fr/pages/parapente-films-securite

Por lo general, en caso de olvido (por la razón que sea de las anteriores) y durante la fase despegue, la silla "remonta" por la espalda cuando la vela está subiendo, y la cinta ventral se atasca bajo las axilas del piloto que se encuentra entonces en una situación imprevista y sorprendente, y corre el riesgo de verse elevado a una altura suficiente como para que resulte peligrosa (bastantes metros). Una vez en esa situación, con la ventral haciendo tope en las axilas del piloto, y si la vela continúa una trayectoria que la aleje del relieve, el reflejo será querer bloquear los brazos y tratar de aterrizar. Por desgracia, esta posición apenas puede aguantarse pocos minutos, pues las cintas comprimen las arterias situadas bajo los brazos y eso impide que los músculos reciban el flujo sanguíneo adecuado para mantener el bloqueo. Por tanto, los brazos acaban cediendo solos por mucha voluntad que ponga el piloto.

Si eso te llega a ocurrir algún día, existen diversas técnicas posibles para tratar de resolver la situación:

  • Volver a subirse a la silla atrapando las bandas con los pies. -> requiere entrenamiento, buena condición física y realizar la maniobra con mucha rapidez para no agotarse.

En video: https://www.youtube.com/watch?time_continue=20&v=j6BKfNpK19U

  • • Regresar rápidamente a la ladera o a los árboles para limitar el tiempo pasado en esa posición e intentar arborizar. -> sin embargo, puede ser difícil pilotar el ala si se sueltan los frenos, lo que probablemente será el caso si te encuentras en esta situación (ver la foto mostrada aquí) ...

Cada cual verá qué es lo mejor...

También es posible que no se hubiera cerrado ninguna hebilla y que la mera presión de las cintas de los hombros haya dado la sensación de haberse puesto bien la silla. En ese caso, como la silla se subirá, bastará con soltar todo y levantar los brazos para que la silla se salga del piloto sin atascarse, o bien hacer lo mismo (levantar los brazos para que la silla no se atasque en el cuerpo) mientras se siguen agarrando los frenos para poder dejar la vela en pérdida.

Ejemplo a ver: un piloto se sale de su silla en el despegue tras percatarse de que no se había cerrado ninguna hebilla.

https://www.youtube.com/watch?v=M-lT6Rw9m8k

Atención también a la cinta de pecho que evita que las hombreras se separen y que, a pesar de ser aparentemente débil (la hebilla suele ser un pequeño tridente de plástico), puede resultar lo suficientemente fuerte como para atascarse bajo la cabeza o la mentonera de un casco integral y que eso impida que la silla se salga por arriba por completo, como se muestra en esta foto.

A pesar de que todas las causas de olvido descritas hasta ahora sean de origen humano, los fabricantes deben tener estos aspectos en cuenta cuando conciben las sillas para proponer soluciones técnicas que permitan evitar lo peor en el caso de que el piloto se encontrara en una de las situaciones descritas.

Las soluciones descritas a continuación pretenden ser de carácter general, para que podáis comparar las soluciones existentes propuestas por diferentes fabricantes. Las observaciones que se hacen sólo se refieren al cierre de las hebillas y no a las cualidades intrínsecas de tal o cual silla.

SOLUCIONES TÉCNICAS: La geometría de las sillas

Silla con cintas de perneras y cinta ventral distintas

Es sin duda la geometría que conoce la mayoría de los pilotos, y también la que ¡más problemas puede generar!

En este tipo de geometría hay 3 puntos separados sobre los que se debe actuar para cerrar la silla por completo: la ventral y las 2 perneras. En contra de lo que podría pensarse, son las perneras (y no la ventral), lo que es más importante tener bien cerrado para despegar, pues son ellas las que impiden que la silla suba por la espalda y eso haga que la ventral haga tope contra las axilas.

A día de hoy, la gran mayoría de las silla que disponen de esta geometría incorporan una cinta "antiolvido" (en rojo en la foto) que va unida a la cinta de una de las perneras, y dispone de una parte de la hebilla que permitirá cerrar la cinta ventral. Así, incluso si las perneras no se han cerrado en el despegue, o si se han vuelto a soltar (como en el caso de un despegue fallado, para volver a subir a pie más cómodamente al despegue), esa cinta impedirá que la silla suba demasiado por la espalda. En ese caso, será potencialmente posible sentarse correctamente en la silla ayudándose con las manos, y a continuación cerrar las hebillas que hubieran quedado abiertas. Atención de todos modos a la longitud de este anti-olvido, puesto que cuanto más largo sea más bajo se encontrará el piloto y es posible que no pueda usar los frenos sin correr el riesgo de dejar la vela en pérdida.

Silla con sistema de cierre en "V"

Esta solución técnica, empleada en muchos modelos de silla actuales, por la manera en la que está concebido permite paliar las consecuencias de un olvido. En efecto, si una de las hebillas está cerrada, resultará imposible salirse de la silla.

De hecho, podemos considerar que las dos perneras son solidarias de la ventral, por lo que puede decirse que llevan integrado el sistema anti-olvido descrito anteriormente.

La posición no será cómoda (¡eso seguro!), pero evitará una caída intempestiva.

ATENCIÓN: dependiendo de cómo sea el asiento de la silla (tabla, perneras separadas, hamaca), la posición del piloto podrá generar una asimetría en la silla que sin duda dará lugar a que el ala entre en rotación.

Silla a calzarse (sin hebillas)

Esta solución técnica se puede encontrar en muchas sillas de montaña o de Hike & Fly, en las que las hebillas se han suprimido para ahorrar peso, pero no únicamente por eso.

En el caso de la Kolibri, por ejemplo, ha sido concebida a propósito sin hebillas de cierre para limitar al máximo el riesgo de olvidar cerrársela. Se ha hecho pensando en el tipo de pilotos a los que va destinada, es decir a pilotos que hacen competiciones de Hike & Fly o que hacen vuelo vivac. En efecto, los efectos de la fatiga acumulada durante marchas más o menos largas, y las prisas que pueden darse durante las fases de preparación para el despegue (competición, condiciones cambiantes, viento en aumento, etc...) pueden ser el origen de numerosas causas de olvidar cerrarse bien la silla. Pilotos como Antoine GIRARD nos lo han confirmado con certeza.

Estas sillas pueden resultar menos fáciles de ponerse, pero eso también es una garantía adicional de seguridad si tenemos en cuenta el uso para el que han sido concebidas.

Por tanto existen diferentes soluciones técnicas propuestas por los fabricantes sobre los modelos de sillas que hay actualmente en el mercado, y es responsabilidad del piloto informarse bien a la hora de comprar una.

OTRA CAUSA POSIBLE: Olvido por ocultación

Como hemos visto más arriba, una de las principales causas de no cerrarse la silla es el olvido puro y simple (por la causa que sea).

Pero otro riesgo importante es sin duda olvidarse porque la o las hebillas queden ocultas. Algunos accesorios que se añaden a la silla pueden ocultar en parte o por completo la zona en la que se encuentran las perneras y las hebillas. Y si no vemos esas zonas, el riesgo de olvidarte de cerrar las hebillas de las perneras, aumenta.

Este es el caso sobre todo de sillas carenadas que llevan el paracaídas de emergencia ventral o que llevan un portainstrumentos.

Para paliar esos posibles olvidos, los fabricantes también han propuesto alguna soluciones.

ACCESORIOS ANTI-OLVIDO

Los carenados de piernas

Los carenados de piernas no pueden considerarse directamente accesorios, pues a menudo forman parte integral de la silla. Su utilización puede, sin embargo, dar lugar a olvidos en el cierre correcto de la silla.

En general, los pilotos cuidan su material y tratan de no arrastrar la silla por el suelo, de no mancharla... Así, lo primero que querremos hacer en un despegue será cerrar el carenado para evitar que se arrastre por el suelo, y eso oculta las perneras.

Ciertos fabricantes incorporan al cierre de los carenados de sus sillas un sistema anti-olvido que va conectado a una de las cintas de las perneras. Así, cuando se cierra el carenado, se cierra al mismo tiempo una de las perneras, lo que impedirá que la silla pueda subirse (como en el vídeo https://www.youtube.com/watch?v=M-lT6Rw9m8k ) si no se ha cerrado alguna de las hebillas.

Los portainstrumentos

Del mismo modo, los portainstrumentos se suelen fijar en seguida a la silla para evitar que se arrastren y eso pueda dañar los instrumentos que se hayan puesto sobre los mismos. Al igual que en caso de los carenados, pueden hacer de pantalla que impida verificar visualmente el cierre de las hebillas.

Algunos fabricantes, al tener en cuenta este potencial riesgo, han equipado a sus portainstrumentos de un sistema anti-olvido que une una de las perneras a la conexión del propio portainstrumentos. De ese modo, al colocar el portainstrumentos se estará cerrando automáticamente una de las perneras (como con el carenados de piernas, ver foto).

Anti-olvido "casero"

Si tu silla no lleva un sistema anti-olvido o si te preocupa verte algún día en una de las situaciones descritas, existe una solución sencilla que puede aplicarse a cualquier silla:

Basta con dejar permanentemente cerrada la hebilla de una de las perneras, es decir, condenarla.

Para ello, se puede usar pegamento, una goma, una funda de neopreno o cualquier otro sistema que impida que esa hebilla se abra inadvertidamente. Para ponerse la silla, habrá que pasar una pierna por la pernera cerrada, y de ese modo se eliminará la posibilidad de salirse de la silla si se olvida cerrar las otras hebillas.

CONCLUSIÓN

Como mencionamos anteriormente, las causas de un olvido son de origen humano y pueden tener orígenes diferentes. Los fabricantes tratan de aportar soluciones técnicas que permitan ayudar al piloto y permitirle evitar determinadas situaciones dramáticas, pero esas soluciones no pueden considerarse "perfectas", pues necesitan sistemáticamente de una acción por parte del piloto, quien deberá hacer las cosas correctamente para garantizar su propia seguridad.

No dudes en difundir y compartir esta reflexión para concienciar al mayor número posible de pilotos de la existencia de ese riesgo, y para evitar estos accidentes, desgraciadamente numerosos.

Tenemos la oportunidad de practicar una de las actividades al aire libre más maravillosas: volar

Así que, poned cuidado al hacerlo y ¡buenos vuelos!