Selecciona una página

Karver II, ¡increíble!

La Karver II retoma el concepto de silla sin hombreras que inauguró la Karver. Este concepto ha demostrado ampliamente su potencial en cuanto a confort, seguridad y pilotaje. 
Hemos reducido el peso y aumentado el confort y la simplicidad, y además la hemos hecho modular, como ocurrió con la Kruyer II con la que comparte el sistema de fijación de los módulos.

Tipo de práctica

Detalles

Hebillas pasantes

Hebillas pasantes

Sistema de cierre mediante hebillas pasantes,para mayor seguridad. Un sistema simple y fiable que no se ve afectado por el hielo, la suciedad, etc...
Silla modular

Silla modular

Sencillísimo sistema de fijación de módulos, como la mochila airbag reversible o el módulo biplaza.
Mosquetones automáticos

Mosquetones automáticos

Mosquetones automáticos de 40mm, de serie con la silla
Sencilla de ajustar

Sencilla de ajustar

Se ajusta el apoyo dorsal, se regula la separación de las perneras y ¡listo!

Opciones

Módulo biplaza opcional

Módulo biplaza opcional

Convierte la Karver II en una silla para piloto biplaza.
Mochila reversible con airbag, opcional

Mochila reversible con airbag, opcional

Añade una auténtica protección a tu silla
Acelerador

Acelerador

Acelerador de doble pedal
Paracaídas ventral

Paracaídas ventral

Permite añadir a la silla un paracaídas en posición ventral

Datos

 Peso de las sillas

Los pesos que se muestran son con los mosquetones.

Talla S: 775g

Talla M: 840g

Talla L: 945g

Talla XL: 1050g

Tallas

Tallas

Hay 4 tallas disponibles:

hasta 160 cm, talla S

de 160 a 180 cm, talla M

de 180 a 190cm, talla L

más de 190cm, talla XL

Documentos

Guía rápida

Manual

La vida útil de su arnés depende de la frecuencia y la forma en que se utilice. La tensión mecánica y la fricción degradan gradualmente las propiedades. Los rayos U.V. y la humedad también pueden provocar un envejecimiento acelerado.

Periodo normal de uso: 10 años.
Precaución: Esta duración de uso es indicativa. Un arnés puede destruirse la primera vez que se utiliza. Un control cada 2 años determinará si el producto debe eliminarse más rápidamente. Entre un uso y otro, el almacenamiento adecuado es esencial.

El tiempo de funcionamiento nunca debe superar los 10 años.