Selecciona una página

Génesis de una silla: la Kanibal Race II

La Kanibal Race II es una silla excepcional, destinada a pilotos de alto nivel que precisan rendimiento en pruebas de la Copa del Mundo o vuelos de distancia de envergadura.

Pero un producto así no llega al mercado de la noche a la mañana...

Es fruto de un enorme número horas de reflexión, costura, prototipos y pruebas, tanto en simulación 3D como en condiciones de vuelo reales. Detrás hay todo un equipo que ha trabajado durante más de 5 años para ofrecerte este producto.

Los primeros prototipos son mucho más antiguos, como muestra esta foto de Max en 2009, durante la Superfinal de la Copa del Mundo en Italia, con un prototipo de estructura basado en una Kanibal Race.
En su interior se encontraban los inicios del sistema de amortiguación regulable en vuelo que llevan hoy de serie las Kanibal Race II de serie.

Para que conste, la Kanibal Race se subió al peldaño más alto del pódium en la Superfinal de la PWC, tanto en categoría general como femenina (con Charles CAZAUX y Keiko HIRAKI), y Kortel Design logró el primer puesto por equipos.

Resulta imposible resumir en pocas líneas todas las etapas por las que pasó la concepción de esta silla, las horas de trabajo volcadas en un modelo para encontrar una solución a esa arruga o al emplazamiento ideal de un refuerzo.
Es igual de impensable transmitir esos momentos de duda cuando un problema (por mínimo que sea) persiste y no eres capaz de ver la solución. Pero al final, ¡se encuentra la solución!

 

El origen del problema también puede deberse a utilizar componentes estándar (cintas, hebillas metálicas u otras piezas), pero, si lo que hay en los catálogos de los fabricantes no nos convence, en Kortel Design no dudamos en diseñar nuestros propios herrajes y hacerlos fabricar según nuestras propias especificaciones para que respondan mejor a nuestras necesidades.

En la Kanibal Race II, al menos 7 componentes de la silla los hemos desarrollado nosotros.
En total, la silla consta de más 640 elementos (piezas de tejido, cintas, hebillas, etc...) y son necesarias más de 1300 operaciones de unión de dichos elementos para fabricar una unidad de esta, lo que lleva más de 100 horas de trabajo. Kanibal Race II , lo que lleva más de 100 horas de trabajo.

La columna vertebral de la silla es la estructura. Es la que permite que el piloto pueda volar con máxima comodidad, pero también pilotar la vela. Debe poder transmitir al piloto todas las informaciones necesarias sobre la masa de aire, para que éste pueda reaccionar eficazmente en el momento oportuno. La silla es sin duda el vínculo entre el piloto y la vela, y debe poder transformar la intención del piloto en una acción sobre la vela. Eso es pilotaje "activo" con la silla.

Se montaron y probaron en pórtico (con pares de piernas auténticas dentro) numerosas estructuras que se fueron modificando, volviendo a modificar, volviendo a probar, volviendo a modificar... Entendéis la idea, ¿no?
Acabamos comparando no menos de ¡22 versiones!

Una vez que la estructura parece encajar (pero eso siempre puede cambiar), nos ponemos con la concepción de toda la parte exterior de la silla, es decir, los carenados, los bolsillos...
Entonces entra en juego el modelado 3D para optimizar la forma de la silla en conjunto y en las diferentes configuraciones de vuelo.

Para validar la forma final del perfilado se realizaron más de 435 horas de cálculos CFD simulando flujos en 3D, con la finalidad de obtener no sólo la menor resistencia de forma posible, sino sobre todo la mayor tolerancia posible a las variaciones de incidencia.

Es muy complicado determinar el mejor perfil, pues una simulación apenas da un resultado para una posición dada, pero es evidente que en realidad, en el aire la posición cambia constantemente (incidencia, guiñada...) y que un perfil "perfecto" para una posición determinada puede resultar mucho menos eficiente si el ángulo de incidencia se modifica apenas unos grados. Por lo tanto, es necesario determinar un perfil "óptimo", que no será perfecto en todas las situaciones, pero sí el mejor posible en estas mismas configuraciones.

En 2001 ya se había llevado a cabo un gran trabajo con este artículo que trataba sobre la aerodinámica de las silla..

Diseñar en 3D con un ordenador está bien, pero luego hay que hacer que eso ¡se pueda realizar con costuras!
A continuación se realizan numerosas piezas de estudio de manera similar a como, en corte y confección, se sacan patrones sobre un maniquí. Así, se pueden determinar las piezas planas que, una vez cosidas entre sí, permitirán obtener una forma 3D.

Entonces puede comenzar el ensamblado final de la silla, es decir, unir el revestimento a la estructura.
Estos prototipos nos permiten comprobar todos los pasos, pero también empezar a volar para probar en situación real las soluciones técnicas obtenidas en la oficina y en el taller.

Fueron 18 prototipos completos los que se montaron, de los cuales 13 se podían volar y 5 fueron modelos para estudios. Hay que recordar que montar un prototipo completo de los aptos para volar lleva unas 1 horas de trabajo.
Para crear esta silla estimamos haber empleado más de 2000 horas.

Cuando creemos que el último prototipo nos convence (¡pero eso puede aún cambiar!) empiezan a surgir los primeros bocetos de diseño para vestir las diversas partes de la silla.

Para resumir, un equipo de 5 personas altamente motivado que lo ha dado todo para ofreceros este producto excepcional que estamos seguros de que os dará lo mejor para que rindáis al mejor nivel en la copa del mundo o para realizar maravillosos vuelos de cross donde sea.

En la página dedicada a la Kanibal Race II encontraréis todas las especificaciones técnicas. Kanibal Race II

Todo el equipo de Kortel Design ...